lunes, 9 de septiembre de 2013

DE NUEVO, AQUÍ.

Deseo que a tod@s  nos sentaran bien las vacaciones y que tengamos fuerzas renovadas para seguir adelante.

 La única vez, que encendimos el horno este
verano fue para hacer magdalenas y eso porque estaba lloviendo, hacía tanto calor que no era posible encenderlo sin que te agobiaras.
Es la primera vez que las hago y he tenido una ayuda preciosa. Estaban mis nietos y como siempre hacer cosas con ellos resulta muy gratificante.
El pañito lo hizo la güelita Manola (88 años)
La receta es sencilla:

2 huevos
125 de nata ligera
80 de azúcar blanca
Ralladura de 1 limón
2 sobres dobles de gasificante (Mercadona)
Harina la necesaria para, que quede como una papilla un poquito espesa.
(Siento no poder poneros el peso pero lo echamos a ojo) las espolvoreamos con azúcar El horno precalentado a 170 y ellas te indican cuando están. Nosotras las pusimos en papel, dentro de las flaneras individuales (si llenar demasiado)
de esta manera salen con copete.





1 comentario:

  1. RIQUÍSIMAS... y este cuento de Ferrandiz me lo conozco yo!!! :)))

    ResponderEliminar